Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

¡Por favor!

YDG | Montevideo

@| \”Decir que vivimos de susto en susto por los atracos, agresiones, robos y asesinatos es ya una espantosa rutina. Todos los sufrimos, sin que nadie les ponga coto. No hay forma de que el gobierno, que nos desgobierna haga algo realmente efectivo para paliar la situación. ¿Les agrada que la población viva atemorizada?

En la enseñanza hemos tocado fondo hace rato. El proceso se arrastra desde que los ideólogos de lo que hoy es el FA se apoderaron de los centros formativos de docentes. Ahora estamos a la cola de la mayor parte de las naciones en cuestiones de enseñanza.

El otro gran `logro` del FA, consiste en sacarle a quien más trabaja, y lógicamente gana más, para dárselo a quienes no hacen absolutamente nada. Los sindicatos -monstruos alimentados por el gobierno- hacen paros impunemente.

En este panorama sólo cabe desalojar del poder, democráticamente, a estos improvisados. Ya han hecho demasiado daño y amenazan con más. Pero como han usado todo ese dinero que nos arrebatan para regalarlo, han logrado una masa de `agradecidos` que seguirán votándolos. De allí que pensar en que blancos o colorados, por separado, puedan desalojarlos del poder, no sólo es ilusorio, sino suicida. Eso hace absolutamente imprescindible continuar por la senda que exitosamente adoptaron varios dirigentes departamentales, blancos y colorados, que unieron sus votos sin perder identidad (que parece ser el gran cuco que asusta a tantos), en pos de un programa común. Si no se logra esa unidad, el destino está sellado: volverá a imponerse la maquinaria del Frente y que Dios (o quien haga sus veces) nos proteja. Y aquí es donde se hace absolutamente necesario recalcar la total responsabilidad que le cabe a los dirigentes si no siguen esa exitosa senda. Además, y como faro, ya alienta en el país un vigoroso movimiento -el de la Concertación Ciudadana- integrado por ciudadanos que no pretenden desplazar liderazgos, ni albergan ambiciones políticas de clase alguna. Es un empuje cultural de quienes han tomado conciencia de la imperiosa necesidad de que los dirigentes partidarios dejen de lado viejas y perimidas rencillas, y sigan el noble e inteligente modelo que brindaron sus propios correligionarios en las últimas elecciones departamentales. ¡Por favor!, el futuro del país se los exige. Si no lo hacen, compartirán la culpa histórica de ver entronizado nuevamente al FA en el gobierno.\”

Compartir ¡Por favor!

Comentarios :