Contacto via Email ecos@elpais.com.uy
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Adopción: el engañoso interés por el niño

Claudio Franco | Montevideo

@| \”Un proceso de adopción satisfactorio no puede atender única o prioritariamente a una de las partes involucradas. Porque hay dos en juego. El niño no será adoptado por autómatas programados o programables, sino por seres humanos. Y, hoy por hoy, el INAU pretende imponer como justa y valedera la postura de que el interés de los niños es lo único importante, desconociendo lo que los posibles padres pueden también necesitar en el camino a formar una familia.

Su argumento es que ellos son un instituto `del menor`, por lo que asumen que el adulto debe arreglárselas como pueda.

El interés prioritario en el niño, que podría ser muy bien entendido, tiene entonces el efecto contrario y termina perjudicándolo. Pero los soberbios psicólogos que ocupan puestos de importancia, que pretenden tener siempre la razón y la última palabra, son incapaces de ver y reconocer el daño que causan. Porque la ineptitud, la inoperancia, la falta de calidez humana, de profesionalismo y hasta el destrato hacia quienes quieren ser padres adoptivos con que se maneja el DLAYA -con la anuencia de presidente y vicepresidente del instituto- suma pesares, contratiempos, problemas, rispideces. Y abruma, cuando la función de un departamento con un cometido noble debería ser la de facilitador y de generador de entendimiento y de buenos sentimientos humanos. Y muchas parejas con deseos de adoptar abandonan la idea, no son aprobados o, como en nuestro caso, literalmente borrados.

A mi esposa y a mí -casados hace más de diez años, estables en nuestro amor, estables laboralmente, con casa propia, con formación educativa de nivel terciario, de buenas costumbres- nos quitaron sin ningún pudor de las listas de padres postulantes por un malentendido que ellos no quisieron admitir. Denunciamos y nos quejamos por todas las vías pertinentes y no obtuvimos respuesta. La gente del departamento de adopciones, que nos negó a nosotros ser felices padres adoptivos, con esa actitud también están negando la posibilidad de que uno o más niños eviten estar institucionalizados. Y cualquiera sabe que lo que da el INAU a esos niños está lejos de lo que podría ser considerado afín a su `interés superior`.

La adopción debe ser llevada adelante por un organismo capaz de ver y atender la problemática de las partes de manera imparcial. Quizá un Instituto de la Familia, dirigido por gente con neuronas y corazón. No por gente con, apenas, un mal llevado título de psicólogo o asistente social\”.

Compartir Adopción: el engañoso interés por el niño

Comentarios :