Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Ausentismo docente

Nancy | Florida

@| \”En relación al artículo que trata las inasistencias de los docentes a su trabajo, voy a explicarlo desde mi posición de docente de Secundaria desde hace 33 años. En este organismo se trabaja en todos los turnos y somos profesores taxi, es decir que desde primera hora de la mañana hasta la noche nos trasladamos entre un centro educativo y otro (esto debido a la mala elaboración de nuestros horarios, más allá de que es algo complejo hacerlos). Además, al regresar a casa no importa si tenemos una familia para atender o nos sentimos cansados o no: hay que planificar, corregir, actualizarse, etc., y el que no lo hace, o lo hace a medias, es mal calificado. Para ello somos evaluados anualmente por visitas e informes de dirección y de inspección, lo que significa que al año siguiente su situación empeorará y si consigue trabajo quién sabe en qué liceo y a qué distancia de su casa será. Hay profesores que trabajan en varios liceos de diferentes departamentos y viajan de un lugar a otro hasta 7 y 8 horas cada día.

Aprovecho para de una vez por todas erradicar de las mentes de tanto ignorante suelto que anda por ahí la idea de que tenemos largas vacaciones. El trabajo de un docente de Secundaria va desde el 1 de febrero al 30 de diciembre, no tenemos vacaciones de julio y trabajamos de lunes a sábado. ¿Se comprende entonces por qué de vez en cuando hay que faltar a clases? En la mayoría de los casos no tenemos una mañana o una tarde libre en toda la semana. ¿Cuándo realizamos nuestros trámites, que tenemos como todo el mundo, o llevamos a nuestros hijos o padres mayores al médico o nos controlamos nosotros mismos? Además, si faltamos una sola hora ya se nos considera la inasistencia todo el día a los efectos de cobrar el presentismo. Esto no ocurre con los funcionarios de Primaria, que trabajan en su gran mayoría sólo 4 horas por día en el aula y les queda un turno libre para lo que tengan que hacer (no les quito lo de corregir, que muy pocos hacen en su casa, ni planificar).

En lo relativo al presentismo, a veces no quedan claros cuáles son los criterios, ya que compañeros pudientes que faltan varias semanas por ir a Europa lo cobran y quienes hemos faltado por una amigdalitis no; en mi liceo se dio el caso de que una profesora sumariada durante seis meses cobró más que yo, que no había faltado a clases.

Otra cosa inexplicable es el tema de la bonificación al jubilarnos: los maestros reciben en años doble bonificación que nosotros, a pesar de que si realizamos el cálculo de jornales sumando las horas trabajados cada año ellos trabajan mucho menos que los docentes de Secundaria.

¿Habrá cosas para cambiar en este país?\”.

Compartir Ausentismo docente

Comentarios :