Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Clara como el agua

Memorioso | Montevideo

@| \”Siempre es bueno y reconfortante releer la Constitución de nuestro país.

Allí se expresa con toda claridad la intención de los Constituyentes de proteger a los ciudadanos de actos de atropello y abuso de poder a los cuales pudieran verse afectados. Afortunadamente, aún existe la separación de poderes que garantizan o deberían garantizar la plena vigencia de la Carta Magna por encima de cualquier ley que pretendiera avasallar derechos. He aquí que, releyendo el Art. 67 de la misma veremos que expresa textualmente lo siguiente: `Los ajustes de las asignaciones de jubilación y pensión, no podrán ser inferiores a la variación del Índice Medio de Salarios y se efectuarán en las mismas oportunidades en que se establezcan ajustes o aumentos en las remuneraciones de los funcionarios de la Administración Central`. Numeral B – `La asistencia financiera que deberá proporcionar el Estado, si fuera necesario`. Ante tal lectura, es fácil concluir, que toda afectación que se imponga a jubilaciones y pensiones de la naturaleza que sea, será `inconstitucional`. Un lustro atrás, y en oportunidad de pronunciarse la SCJ en cuanto de aquel IRPF sobre las pasividades, el fallo fue en contra de dicho impuesto. Luego, aprovechando el retiro de uno de sus integrantes, el suplente, con su voto, dio vuelta el anterior dictamen, para con nueva integración de ahí en más declararlo constitucional (¿y la cosa juzgada?). De ahí en más, y con otro nombre (IASS), los pasivos con mensualidades decorosas y semidecorosas (recordar que la canasta básica se encuentra en $ 50.000 mensuales) siguen sufriendo como si tal cosa el secuestro de parte importante de sus mensualidades. Como si fuera poco, la 2ª violación se produce cuando se burla el IMS (ingreso medio de salarios) al afectarlo también con tales retenciones. En el caso de bancarios, se produce una tercera violación (Ley 18.396) de ayuda al organismo, en la cual se calcula un porcentaje mayor aún al IASS, e increíblemente también sobre el nominal (ya desmembrado), y haciendo previsiones futuristas con personas de más de 70 años, concluyendo que para el 2024, el 2040 o vaya a saber cuándo, se alcanzarían los niveles deseados, para ahí sí, posiblemente respetar lo vigente. Es de esperar que los `picapleitos`, como han sido calificados, hagan poner en vereda a quienes abusan de su transitorio poder, para tomar decisiones a espaldas de lo que desde la escuela hemos jurado respetar y que al crecer, algunos se han dedicado a denostar\”.

Compartir Clara como el agua

Comentarios :