Contacto via Email ecos@elpais.com.uy
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Clavo Kuntscher

Roberto Maslíah, traumatólogo jubilado | Montevideo

*|”Con motivo de la fractura de pierna del jugador Antonio Pacheco, la prensa escrita, oral y televisiva hizo que todos supieran que a Pacheco se le colocó un `clavo de Kuntscher`.

Gherard Kuntscher fue un destacado cirujano alemán. En 1939, en la ciudad de Kiel, utilizó por primera vez un clavo en V, intramedular, en las fracturas diafisarias de fémur y tibia.

Esa técnica permitía dar de alta rápidamente a los enfermos, en una época que no se disponía de camas hospitalarias suficientes (Segunda Guerra Mundial).

En el Instituto de Traumatología de Montevideo, el clavo en V de Kuntscher comenzó a utilizarse en los años 50 y su técnica se abandonó en el 66, cuando fue sustituida por la utilización de placas y tornillos (osteosíntesis) y se retomó en 1980.

El progreso científico no se detiene; hubo modificaciones a la técnica inicial aprobada internacionalmente, por lo que se decidió volver al clavo intramedular de Kuntscher.

Se sustituyó el clavo V por un clavo cilíndrico de acero inoxidable. Para su colocación había que efectuar previamente el fresado del canal medular, lo que exigió un equipamiento especial.

El Instituto incorporó el instrumental y los implantes para la nueva técnica, desde Suiza.

El 26 de abril de 1980 se realizó la primera operación. Dado que no se disponía de Intensificador de Imágenes ni mesa ortopédica, para reducir la fractura había que hacer un abordaje quirúrgico.

A partir del 82, se producirá una segunda revolución en el tratamiento de las fracturas; al disponer de intensificador de imágenes y mesa ortopédica en sala de operaciones, los enclavados intramedulares se harán sin necesidad de abordar el foco de fractura (técnica a `cielo cerrado`).

El primer intensificador se instaló en el Hospital Británico y un año después en el Banco de Seguros.

La primera operación a cielo cerrado se hizo en el Británico el 6 de junio de 1982 en una fractura de fémur y el 13 de agosto en una fractura de tibia.

El progreso científico continuó y se incorporaron dos nuevas técnicas a la de `Kuntscher a cielo cerrado`: `transfixiado proximal` (agregar tornillos en el segmento superior, sin abordar el foco). Primera operación: 18 de junio de 1983 en el Británico. Al año siguiente se inició el `transfixiado distal` (agregar tornillos en el segmento inferior). Primera operación 14 de mayo de 1984 en el Banco de Seguros.

Con los clavos de Kuntscher, miles de uruguayos, entre ellos los accidentados en el trabajo, se han beneficiado en el tratamiento de sus fracturas de tibia o fémur.

A manera de ejemplo, todos recordaron que el 4/9/83 el jugador Fernando Morena también tuvo una fractura de pierna en el Estadio, y fue operado por los doctores Alberto Fernández y Carlos Maquieira, en el Británico con la evolución conocida.

Le deseamos al jugador Antonio Pacheco una completa recuperación”.

Compartir Clavo Kuntscher

Comentarios :