Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Con o sin Lio, 11 contra 11

Uruguayo | Montevideo

@|Reubicándome en el contexto futbolístico gracias al recordatorio del email de Fernando y José, organizadores del prode de las eliminatorias mundialistas para Rusia 2018, entro en clima para el clásico rioplatense.

Miro hacia la orilla de enfrente y todo es alegría, hay viento de cola o viento a favor como decimos por acá, navegan con velas desplegadas. Sampaoli maneja el timón y los remeros descansan, así es fácil llegar a nuestras costas. Por acá, nadando contra corriente, viento y lluvia, a puro corazón y esfuerzo, con el agua al cuello, enterrados con el barro hasta las rodillas, es brava la inundación.

Así veo más o menos la llegada de Argentina a Uruguay, con el beneplácito de la FIFA y el resucitado Messi que pasó de 4 fechas de despedida de las Eliminatorias a misterioso, oscuro e indescifrable perdón. El perdón de Messi, faa! Es imposible no retroceder en el tiempo y tratar de hilvanar recuerdos, en criollo y en pocas palabras, puteadas de Messi comprobadas por video que movieron a los ilustres de la FIFA a suspender al argentino por 4 partidos (justo los que faltan por Eliminatorias) y multarlo en dólares o francos suizos o la moneda que fuera con tal de hacer caja a la que meter mano.

Junto a nuestros hermanos argentinos todos sin excepción damos razón a la FIFA, sería una pena que Lio no vaya a Rusia, sería una pena que Argentina se quede sin Mundial. ¿Sería una pena si nosotros nos quedamos fuera? Bueno, en la lista de prioridades de la FIFA (¿estamos?), en el libro de preferencias creo que no existimos, así que…

Los amos de la FIFA que nos expulsaron a Suárez de Brasil 2014, que querían poner castigos ejemplarizantes y que solo les faltó clavarlo a la cruz, hoy toman el camino del perdón, se olvidan del video que condena sin dudas a Messi, se olvidan de sus propios argumentos para sancionarlo, se arrepienten y creo, no sé, que solo les faltó pedir disculpas a Messi.

Malas señales para esta orilla, no es negocio para la FIFA que Lio no llegue a Rusia 2018, no es negocio que Argentina quede afuera. ¿Y entonces? Puede ser negocio que cedamos el lugar, nosotros no somos tantos y a lo largo de la historia hemos sido despojados descaradamente cada vez que ha sido necesario.

Dentro de la cancha con Lio o sin Lio, 11 contra 11, ojo!!! Once contra 11, ellos juegan más lindo pero los nuestros tienen una fuerza espiritual que los impulsa, que es envidia de muchos y que es patrimonio nuestro.

Dentro de la cancha con Lio o sin Lio, 11 contra 11, le apuesto lo que no tengo a los nuestros. ¿Por qué? Porque tienen eso que hace que cada tanto se aparezcan con una América en las manos, torciendo pronósticos donde no entrábamos ni a placé.

Dentro de la cancha con Lio o sin Lio, sabemos que el resultado admite tres variantes, que venimos arrastrando dos derrotas al hilo y jugando a poco, que se nos rompe el plantel cada día que pasa y sin embargo yo sigo creyendo que 11 contra 11… le tengo fe a los nuestros. Cosas de uruguayos, acostumbrados al ahogo hasta último momento, al repechaje o la repesca o como diantres se llame, a que nos flechen la cancha, a que nos dejen en inferioridad numérica, a que nos “vendan” en nuestro propio suelo, a soportar lo insoportable, sí seguro, cosas de uruguayos…

Dentro de la cancha, con Lio o sin Lio, 11 contra 11, ellos son más equipo pero los nuestros son uruguayos y eso puede equilibrar o desequilibrar, depende de quién imparta justicia o se disfrace de justiciero.

Hay razones para creer en los nuestros, para creer en Dios, si a ellos les produjo el milagro de volver a Lio a las Eliminatorias cuando debería estar afuera hasta el próximo Mundial, ¿por qué no creer en otro para nosotros? O algo parecido que nos dé la victoria y la clasificación con el paso del tiempo. Es una cuestión de fe, y 11 contra 11, creo en los nuestros.

Somos un país chico rodeado por dos gigantes, somos pocos en número si miramos a un lado y a otro, pero cuando nos pintamos de celeste somos la tribu más grande del mundo.

Compartir Con o sin Lio, 11 contra 11

Comentarios :