Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

De la Armada Nacional

@| \”En referencia a los artículos publicados en el diario El País los días 18 y 21 de agosto del corriente, que trataron sobre la colisión de un Velero de la Escuela Naval, se informa a la opinión pública que el día domingo 12 de agosto, el Velero `Aleph III` de la Armada Nacional colisionó con el Velero `Five Stars` (propiedad de un ciudadano uruguayo), cuando realizaba maniobras de zarpada para alcanzar la línea de partida de una de las dos regatas previstas ese día en el Puerto del Buceo.

La tripulación estaba integrada por cinco alumnos aspirantes de la Escuela Naval, tres del último año y dos de tercer año correspondiente a los cursos de formación de Oficiales de la Armada, integrantes del seleccionado de Vela de ese instituto.

A cargo de la embarcación se desempeñaba como timonel uno de los alumnos del último año con amplia experiencia, destacándose sus participaciones en la Regata `Río de Janeiro 2011`, organizada por la Escuela Naval de Brasil y en la travesía Montevideo-Puerto Madryn (Argentina)-Montevideo, (en ocasión de celebrarse el Bicentenario de América, año 2010), siendo titular del Brevet N° 50627404 (documento que habilita la conducción de la embarcación), expedido en el año 2008.

Tanto las instrucciones de vela como los entrenamientos para regatas son conducidos o supervisados por un Oficial Instructor de la Escuela Naval, designado a tales efectos por su competencia y experiencia, contrariamente a lo expresado en el artículo del 18 de agosto, reiterándose ese error en el siguiente artículo editado al respecto el 21 del mismo mes. A los alumnos de la Escuela Naval no se les ocurre o deciden por su cuenta cuándo salen a navegar en embarcaciones de la Armada, sino que estas actividades se verifican en cumplimiento de un programa de instrucción que es parte de la Currícula y Plan de Estudios de la Escuela Naval.

Tampoco es correcta la información incluida en ambos artículos respecto al despacho irregular de la embarcación (para salir a navegar); la propia identificación del evento (participación en una regata) exime la necesidad de otras aclaraciones, porque es evidente que este tipo de actividad náutica involucra tanto la identificación de todas las embarcaciones participantes, como la zona en que salían a navegar (un circuito de regata marcado próximo al propio Puerto del Buceo).

Si bien en el segundo artículo del 21 de agosto se aclara que los daños ocasionados están cubiertos por el seguro existente, no se rectifica expresamente lo informado tres días antes, cuando se calificó al mismo de `muy grave`, de que el monto de reparación era por un valor `significativamente mayor` al de cobertura de la póliza, calificándola como un `seguro prácticamente básico`, agregando que solo cubre `hasta US$ 300`; cuando la verdad es que los daños ocasionados están valuados en US$ 600, el seguro es de característica `integral` y cubre plenamente este tipo de accidentes.

Corresponde también mencionar respecto al artículo del 18 de agosto una serie importante de imprecisiones vertidas, como la participación de dos veleros de la Armada cuando fue uno solo, que el día del accidente fue el sábado 11 habiendo ocurrido el domingo 12, que la ubicación de la embarcación embestida estaba atracada a muelle cuando se encontraba fondeada al borneo y que ella había sido embestida en la proa (parte delantera), cuando el golpe fue en la aleta de estribor (parte trasera derecha).

Para completar esta encadenada sucesión de errores e imprecisiones en la información referida, se da un énfasis llamativo a la bandera de registro de la embarcación involucrada, de Estados Unidos, como si esto generara adicionalmente otro perjuicio, lo cual no es así, magnificándose las reclamaciones que podría llegar a hacer el damnificado, cuando en realidad como arriba se expresó, se trataba de un daño menor y el entorno que rodeó la situación fue totalmente normal, acudiendo el responsable de la embarcación de la Armada y el ciudadano uruguayo propietario de la embarcación de Estados Unidos en forma conjunta a efectuar la correspondiente declaración ante las autoridades de la Prefectura.

En suma, la Armada Nacional además de lamentar el incidente producido en el marco de un habitual entrenamiento de vela, que por su naturaleza siempre involucra un riesgo intrínseco, también lamenta el que no se consultara por parte del responsable de la nota a ninguna fuente oficial de la Armada interviniente en el suceso o al propio Departamento de Relaciones Públicas como es costumbre en provecho de la mayor precisión en la información, en beneficio de sus lectores\”.

Compartir De la Armada Nacional

Comentarios :