Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

¿Deseo o realidad?

Martín Porras | Colonia

@|Entre lunes, martes y miércoles, el BCU estuvo abocado a “bicicletear” nuevamente cerca de 1000 millones de dólares de deuda, una cifra muy significativa sin dudas, pero que representa menos del diez por ciento de la burbuja de títulos que viene generando el Estado pagando un generoso 14% de interés, y comprada mayormente por bancos, cambios, AFAP y particulares que buscan rentabilidad fácil. Por su parte, el muy conveniente y optimista discurso de Tabaré se enmarca en este contexto donde lo que se busca es diferir una vez más los pagos de las obligaciones por este concepto, convertidos en una bola de nieve con ribetes de “tragedia griega” asomando.

En cuanto al discurso en sí, suena más a expresión de deseos que a realidades, y a lo gordo del anuncio le sucede lo flaco del argumento para solventarlo. Una remake de altisonantes anuncios anteriores con telón hollywoodense incluido, como aquel de las supuestas medidas contra la inseguridad entre las cuales se coló el pelotazo de la marihuana, generando una telenovela de la tarde que rápidamente adquiriría vida propia. Lo cierto es que hoy poco se puede esperar de quienes con total desparpajo ocultaron deliberadamente la realidad económica en tiempos electorales, escondiéndola detrás de todo tipo de eslóganes truchos y jingles exitistas sin fundamento alguno. Lo de ayer fue un simple circo montado para buscar impresionar a “propios” desilusionados y “extraños” incrédulos. La pauta de lo que se puede esperar de aquí en más la marca sin duda el Antel Arena y la rápida marcha atrás del Presidente y su ministro de Economía ante el avance de guerrilleros, comunistas y sindicalistas.

Quedó muy claro que Vázquez y Astori cobran al grito y no tienen fuerza. Y que más allá de alguna fanfarronada tribunera, dejando entrever posibles ases bajo la manga, no tienen nada nuevo para aportar. Gobernarán complacientemente una vez más, tragándose todos los sapos que sean necesarios y escondiendo miserablemente de nuevo todos los fundamentos técnicos que contradigan la lógica de las corporaciones; relegando al Uruguay a otros 5 años de populismo compañero pero esta vez sin plata dulce ni vientos de popa que enmascaren el clientelismo, la demagogia y el despilfarro estatal, posicionando al país en la antesala cronológica de una nueva crisis.

Compartir ¿Deseo o realidad?

Comentarios :