Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

En manos del poder sindical

Gustavo Ribero | Montevideo

@|Hoy es una urgente necesidad renovar políticas que guíen -hoy más que nunca-, el desarrollo del conocimiento como son el ejercicio apolítico de la gestión educativa, la desideologización de los órganos de gerenciamiento y gestión, la importación de experticias internacionales, la configuración de un equipo asesor de alzada, profesionalizar el conocimiento de quienes gerencian, gestionan y operan en la enseñanza, y lo más urgente que es la reingeniería humana de los órganos de conducción política, hoy en manos del sindicalismo.

La conducción sindical del Codicen, normativamente legitimada por gobiernos populistas, integrada por tres ex sindicalistas como los representantes políticos y dos sindicalistas como representantes de los trabajadores, ha creado un verdadero comité de base sindical y radical con lo peor del pensar político de la izquierda vernácula. Si la enseñanza fue siempre un bocado para el paladar de las izquierdas que usaron a los estudiantes para sus revoluciones, entregarles la conducción de la enseñanza fue poner en sus fauces a todo el estudiantado.

El enfoque que hacen los sindicalistas de la educación es endogámico y autárquico, sin foco, rumbo, ni orientación. Los estudiantes solo interesan para el proselitismo organizado en la búsqueda de una consolidación de un fuerte bastión ideológico. Lo único que escuchamos son los reclamos de estas hordas para beneficio corporativo, los estudiantes y niños a la cola, que esperen. La única manera posible de rescatar la gestión educativa es que los órganos de conducción política sufran una profunda reingeniería humana, renunciando el gobierno a principios populistas, que tanto daño hacen, desactivando los instrumentos que legitiman la integración del Codicen para colocar a verdaderos expertos en enseñanza acreditados a nivel internacional y con el más fuerte e incondicional apoyo del Ejecutivo y de todos los sistemas políticos.

La educación superior en Paraguay tiene en la figura de Auditores Educativos del Mercosur un control de la calidad, ¿tenemos eso en el Uruguay? Se ha dicho que sin los docentes no hay reforma posible, ¿pero las mayorías no acataron los paros docentes entonces? Aquel enunciado suena a vetusta y obsoleta vociferación marxista de populistas “sesentistas” quienes creen en esa dialéctica como escrita en la piedra. Baste con recordar lo que dicen quienes desgobiernan la enseñanza: “necesitamos nuevos programas en lugar de programas conservadores y neoliberales….”, solo rancios y resentidos pueden tener tal grave alteración del pensamiento.

Lo cierto es que la reforma de la enseñanza debe tener al menos dos cambios urgentes que son un cambio inmediato en la integración de los órganos de conducción política retirando ya al poder sindical para colocar en el poder a un experto, y un cambio en el modelo de gestión colocando al estudiante en el eje del sistema y desplazando a los sindicalistas.

La enseñanza en el Uruguay se ha deteriorado en todos sus niveles y sistemas tanto en su calidad como en sus resultados, aun cuando se han expandido sus costos, todo por su progresiva y continua politización e ideologización conforme fue creciendo el partido comunista y los corporativismos populistas y sindicales. Zapatero a sus zapatos, los gestores a gestionar, los docentes a enseñar y los sindicalistas a respetar las directivas de la OIT y a trabajar. Algunos de los mal llamados “nuevos órdenes mundiales” no son más que cambios promovidos y financiados por las izquierdas radicales del mundo.

Compartir En manos del poder sindical

Comentarios :