Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

¿Estamos preparados?

Carlos Melgar | Montevideo

@|Uruguay es un país inculto y endeudado, sin controles efectivos para “cuidar” los dineros públicos. Las estafas proliferan. Ejemplos: 1) Casinos: ¿único culpable Bengoa?; 2) Pluna: ¿únicos culpables Campiani y sus socios?; 3) Ancap y sus S.A.; 4) Fripur; 5) Regasificadora; 6) Negocios de Aire Fresco; 7) Fonasa y sus fraudes en limpieza, seguridad, ambulancias, CTI, saqueos al BPS, etc.

El monto total de estas estafas es enorme, pero se vuelve irrisorio si lo comparamos con la megaestafa Sistema de Cuidados que pretende gastar US$ 240 millones en el primer quinquenio, para prestar asistencia a un reducido número de personas a través de agencias comerciales y “cuidadores”, adiestrados de apuro por el Mides y con salarios diez mil pesistas.

A este despilfarro lo llaman “cuarto pilar de protección”, que lo incrementarán notoriamente por 40 o 50 años más. Será la destrucción de la protección social que afecta a sus tres pilares: educación, salud y previsión social.

La educación uruguaya es de las peores de la región. El 60% de los jóvenes no completa Secundaria, “un Gobierno que no jerarquiza la enseñanza pública es, objetivamente, reaccionario” (Hoenir Sarthou).

La protección social tiene que ser igualitaria y no mercantilista. Este Sistema se creó como un cuarto pilar de protección, como una cortina de humo para vulnerar sus esenciales cimientos. Aumentará la concentración de la riqueza y permitirá a sus autoridades perpetuarse en el poder, apropiándose de los dineros de esas asistencias. Lo hizo el Fonasa con la salud y se reitera con estos Cuidados imponiendo más apropiaciones que conducen al totalitarismo de Estado.

El ingreso a los Cuidados es forzoso, pero lo imponen veladamente para no impactar en una sociedad esquilmada. Su finalidad es fiscalista, no es social, fue implantado para ensanchar las arcas del Estado y seguir atornillados. Es antisocial, antijurídico y antieconómico, y es la prueba fehaciente de que lo político está por encima de lo jurídico. Es otro invento como la marihuana y no tiene antecedentes. Fue aprobado casi por unanimidad por la oposición por ser lo “políticamente correcto”, con excepción de Unidad Popular que lo considera mercantilista y antisocial.

Resulta paradójico que las autoridades que fomentan la incultura y la dependencia lo impongan para lograr la “autonomía” para “satisfacer necesidades básicas de la vida” que no define la ley y se remite al decreto, lo que es antijurídico. Este Sistema no es un “buque proteccionista”, es un gran lastre que seguirá cediendo los espacios al mercantilismo y las privatizaciones. Los asistencialismos del Mides no son inclusivos y condenan a los usuarios a vivir a perpetuidad en la miseria para seguir adhiriendo a sus opresores. Se condena al país a su mayor improductividad y lo convertirán en una colonia geriátrica donde se educará a los jóvenes en la industria del servilismo y la dependencia, tanto cultural como económica.

Con estos Cuidados al FA se le cayó la careta progresista.

La educación, la cultura del trabajo y la información hacen a los pueblos libres. Los asistencialismos “clientelares” se han universalizado con estos penosos Cuidados que son la negación de los principios de libertad e igualdad social consagrados en la Constitución.

Este Sistema es la megaestafa social, tanto en lo económico como en lo educacional y se justifica por el deterioro cultural no solo del pueblo, sino también de sus autoridades que permiten estas atrocidades. Todas las ovejas del Pastor están encerradas en el Corral de los Cuidados, no para protegerlas, sino para llevarlas al matadero.

Compartir ¿Estamos preparados?

Comentarios :