Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Festejen uruguayos

María Cristina Tabárez | Montevideo

@| \”Hasta cuándo vamos a festejar a este gobierno, un presidente haciéndose el gaucho macanudo y al mismo tiempo preparando el terreno para que vuelva el Dr. Vázquez al gobierno. Lamentable la figura del Sr. Presidente, de tan `bueno`, el gobierno se le fue de las manos. Los uruguayos vemos todos los días en los noticieros lo mismo que vivimos en carne propia, y ellos, todos juntos, nos quieren convencer de que estamos ¡bárbaros!.

En mi caso el día de ayer y el de hoy fueron lamentables, tuve que soportar el manoseo de varios entes del Estado y además el de una conocida tarjeta de crédito, de la cual soy cliente desde 1991.

Soy jubilada, y en este país eso equivale a dejar de ser una persona y convertirse en una cosa descartable; y eso que yo, para no quedarme en el siglo pasado, estudié computación y trabajo por Internet con mis casi 68 años. Eso no sucede con algunos empleados del BPS, Antel, BROU y Contaduría, a quienes tuve que aguantar desde ayer.

En el BPS la inoperancia es total, una vergüenza que los jubilados y los que esperan serlo, tengamos que soportar sin poder hacer nada.

Con la tarjeta ayer tuve que ponerme a llorar en el shopping, porque el sistema no les permitía darme un dinero que precisaba urgente; después de subir y bajar las escaleras mecánicas varias veces, se solucionó.

Hoy fui a Contaduría para que inspeccionaran un apartamento que alquilo, por teléfono me dijeron lo que necesitaba, allí me dieron un montón de papeles y hora para el 6/3 para iniciar un trámite que demora 20 días más o menos. ¿Qué tal?

Antel me cobró el traslado de Adsl, tanto que hice un convenio, pero tenía que pagar la primera cuota en el momento, y, como no tenía dinero, fui al BROU a pedir un préstamo; tenía el 671 y en el visor estaba el 494; me fui a almorzar, eran las 16. Volví, estaban en el 534, otra persona que se iba me dio el 581, ¡gracias señor!.

El funcionario que me atendió estaba furioso con los compañeros, cuando hablé con él me dijo rápidamente que ganaba lo mismo que los otros que jugaban al solitario y demás cosas.

Volví a Antel, en Colonia y Fernández Crespo, el guardia no me dejaba entrar, a pesar de que le mostraba los papeles, llamó a un policía, los dos me trancaron con sus brazos para evitar que entrara; eran 17 y 42, pasé por debajo y entré gritando hasta donde estaba quien me había dicho que podía pagar hasta las 18 horas, el guardia al lado mío diciendo pavadas, el policía me acompañó al subsuelo, mientras yo le decía que se fuera a buscar ladrones y dejara de maltratarme a mí.

Logré pagar, menos mal porque si tenía que volver me hubiera suicidado.

Gracias a Dios por estar conmigo siempre. Amén\”.

Compartir Festejen uruguayos

Comentarios :