Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Gran personalidad

Julio M. Sanguinetti | Montevideo

@| \”Conocí al Dr. Raúl Ugarte en los cinco años en que fue Ministro de Salud Pública, en el primer gobierno de la restauración democrática. Como Presidente intenté entonces configurar un gran acuerdo nacional, que permitiera la incorporación de todos los partidos políticos a esa primera administración. No fue posible, pero ello no impidió que buscara -y encontrara- el concurso individual de personalidades independientes, como fueron el Contador Enrique Iglesias, el Dr. Juan Vicente Chiarino y, precisamente, el Dr. Ugarte, quien me fue sugerido por Wilson Ferreira, aun cuando no asumió ninguna representación política.

Fueron cinco años de trabajo y colaboración, en aquel tiempo inaugural, en que la democracia tenía no solo que ofrecer libertad sino también la presencia de un Estado equilibrado y con rostro humano. Fue así que en el área de salud se trabajó intensamente, cambiando totalmente el modelo de gestión, para orientarlo hacia la prevención, la descentralización de los establecimientos y una fuerte prioridad en los sectores más débiles económicamente.

Los resultados fueron notables y constatables. La cobertura médica creció un 16% en las entidades mutuales, revirtiendo una tendencia negativa que se venía produciendo: y algo parecido en los servicios públicos. La mortalidad infantil cayó de 30 niños fallecidos cada mil nacidos, a 19 por mil, o sea 500 niños menos. El plan de vacunaciones llegó a un 90% de los niños, con una fuerte prioridad en los barrios más deprimidos de todas las ciudades del país.

El inventario sería grande y basten estas cifras como ejemplo de la mejoría experimentada en aquellos años. Cabe agregar que durante 15 años el Dr. Ugarte presidió la Comisión Honoraria de la Lucha contra la Hidatidosis, de enorme importancia en la campaña, donde trabajó con ahínco en el desarrollo de una cultura preventiva de ese flagelo.

Cirujano de alta calidad, profesor en Francia y Uruguay, su figura científica gozaba de amplio reconocimiento. Puedo añadir a ello el testimonio personal de un gran caballero, un profesional exigente y rígido en su tarea, orientado siempre por una actitud humanista sensible y comprometida. Este recuerdo vale, en cuanto acaban de cumplirse cinco años de su lamentado fallecimiento.

Compartir Gran personalidad

Comentarios :