Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Historias que se repiten. Reality shows de ayer y de hoy

Ofelia Alonso Laguillo | Montevideo

@| \”Los primeros reality show en el mundo se realizaron en el Imperio Romano, alcanzando un gran apogeo debido a las características de los mismos. Es así que famosos emperadores (así como hoy importantes productores de espectáculos) lograron llevar al público impresionantes y sangrientas luchas entre gladiadores o entre feroces bestias y cristianos. No tengo información histórica si a los gladiadores se les pagaba algún salario; está claro que a los cristianos y bestias no se les retribuía de ninguna forma, por el contrario segura era su muerte.

En la actualidad esto en cierta forma ha mejorado, ya que tienen un sueldo o premio los participantes en el reality, aunque no sea segura su sobrevivencia posterior. Por lo menos a una de las partes participantes (el jurado) se les paga un salario, en cuanto a la otra parte (los artistas) creo que no tienen sueldo pero sí algo así como premios y fama.

Al populacho que asistía a los espectáculos romanos se les daba la posibilidad de participar en el mismo, decidiendo si un gladiador debía morir o vivir. En tal sentido dice el profesor Domingo Ramos-Lissón: `La lucha de gladiadores tenía un morbo atractivo por la sangre humana que se derramaba. Si uno de los contendientes caía gravemente herido, su vida quedaba al arbitrio del público asistente. Si cerrando el puño levantaba el dedo pulgar hacia arriba, era señal de clemencia. Volverlo hacia abajo significaba la muerte del desgraciado`. Actualmente, podemos decir que ha mejorado muchísimo la forma de registrar la decisión del público, ya que por medio del `voto telefónico` es posible hacer que el pronunciamiento de éste sea lo más democrático, participativo y fácil de contabilizar.

Sigue expresando el profesor Domingo Ramos-Lissón: `Cuando se trataba de la ejecución por este medio de sentencias de muerte, el espectáculo revestía todos los caracteres de lo canibalesco y lo sanguinario. Así fueron sacrificados un buen número de inofensivos cristianos, ante la furia desatada del populacho`.

No cuento con información histórica si los gladiadores romanos llegaron al suicidio, algo que sí ha ocurrido con los participantes de los reality en la actualidad. La enciclopedia Wikipedia asegura que: Un estudio de la página web TheWarp.com en la semana del 6 de junio de 2009 mostraba que por lo menos 11 participantes de programas de telerrealidad se habían suicidado en los últimos tiempos. En Estados Unidos existen psicólogos especializados en el tema. Jamie Huysman creó la organización AfterTVcare, que ha tratado a más de 800 concursantes. Lo que sí es seguro, por lo menos así lo cuentan los que conocen la historia, que el célebre Espartaco se les escapó del reality y les complicó la vida a los Emperadores, una actitud muy saludable, por supuesto.

El historiador alemán Mommsen, autor de `Una Historia de Roma`, describe estas luchas de gladiadores como `la manifestación y al mismo tiempo, el fomento de la más crasa desmoralización del mundo antiguo…, un espectáculo de caníbales…, la sombra más negra que pesa sobre Roma`.

Creo que este concepto del historiador alemán se puede trasladar en cierta forma al `mundo moderno`, ya que existe por igual una imagen desmoralizadora en los reality show y un canibalismo psicológico demoledor de los mismos.

Bien, como a estas alturas puede meditar el lector, `no existe nada nuevo bajo el sol`…o sobre la arena.\”

Compartir Historias que se repiten. Reality shows de ayer y de hoy

Comentarios :