Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Insuficiencia comprobada

C.I: 1.208.091-3 | Montevideo

@|Nuevamente tengo la necesidad de escribir sobre el tema. Esta vez más que nunca se deben cuestionar los monopolios del Estado, porque Ancap en el 2014, por segundo año consecutivo, arrojará pérdidas similares a las del año anterior y eso que durante los 5 últimos meses del año gozó del privilegio de un precio del petróleo que fue bajando aceleradamente con un dólar que no sufrió variaciones el año pasado, y con el agregado de que Uruguay fue el único país que no bajó el precio de los combustibles en dicho año. Recién en enero de este año generosamente bajaron el precio de los mismos un peso, pese a que el petróleo continuaba con su caída libre.

Hoy el precio del petróleo está 75 dólares más barato por barril que la que tenía la paramétrica de Ancap hasta enero de este año (esto es casi un 70% menos) y nos dicen que no pueden seguir bajando el precio. Evidente que no pueden si Ancap debe ser la única empresa petrolera del mundo que arroja pérdidas con los precios de venta más altos del mundo de sus productos.

Vaya paradoja. Todo indica que solo hay dos posibilidades:

1. Una pésima gestión;

2. Alguien mete la mano en la lata muy profundamente.

Esto entonces da que Ancap en 2 años ha arrojado pérdidas de casi 400 millones de dólares sin tener competencia y fijando sus propios precios, los que tendrían que arrojar márgenes de ganancia con cifras superiores a las de las pérdidas.

A esto agregamos las pérdidas de Antel en el pasado quinquenio que fueron de 350 millones de dólares (a razón de 70 millones por año) y todavía no se colocó el primer ladrillo del Antel Arena, un disparate que antes de comenzar dicen que costará unos 120 millones de dólares, pero puedo asegurar que la construcción del mismo costará al menos el triple. Pero lo de las pérdidas de Antel es igual de inexplicable que las de Ancap, ya que en el único ramo que tiene competencia es en la telefonía móvil y es ahí donde la competencia es más barata. En el resto de los servicios de Antel las tarifas o precios son de los más caros del mundo y en el caso del servicio de Internet uno de los peores (lo que deben ser los servicios de Internet en la región, que Uruguay se encuentra dentro de los mejores).

Entonces con toda lógica debemos cuestionarnos si realmente estos monopolios estatales son beneficiosos para el país y su gente. A las claras hay que admitir que no lo son, porque servicios de combustibles y telecomunicaciones arrojan ganancias en todo el mundo, menos en Uruguay.

Eliminemos los monopolios y dejemos que otros presten el mismo servicio a mejor precio y con mejor calidad, porque en definitiva aparte de cobrarnos impuestos cuando el Estado nos vende dichos productos, estamos financiando pérdidas innecesarias y suponemos que por mala gestión.

¡Cuánta razón tenía Luis Alberto Lacalle cuando quiso eliminar dichos monopolios del Estado! Es una lástima que la izquierda y los sindicatos prefieran castigar al pueblo con impuestos innecesarios para poder satisfacer su ego y sus cargos.

Compartir Insuficiencia comprobada

Comentarios :