Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

La libertad del hombre

Fernando Queijo | Montevideo

@| El martes por la noche, la sala 9 del Movie Center del Montevideo Shopping se vio prácticamente desbordada por el conjunto de personas que concurrieron a escuchar la conferencia con que nos deleitara, por espacio de más de una hora, Gloria Álvarez.

Estando ya la sala casi colmada por quienes habíamos sido invitados, afuera aún se agolpaba gente pretendiendo entrar.

Una de las cosas que me llamó más la atención fue la presencia de mucha gente joven, de quienes escuché, una vez terminado el acto, muy favorables comentarios, no solamente por la forma ágil, clara y pormenorizada de la exposición, matizada en algunos momentos con pequeños destellos de ironía, sino fundamentalmente por lo acertado de los pensamientos desarrollados.

El tema tratado, el populismo, no suele ser demasiado atractivo para esa juventud uruguaya que aparece muy desinteresada por la política, y, lo que es mucho más grave, está inmersa en un estado de confusión bastante profundo al hacer comparaciones entre la historia tergiversada que les han enseñado en las aulas, y la que contamos los mayores que hemos vivido en el desarrollo de la misma.

Esta chica -creo que debo llamarla así, puesto que tiene veintinueve años- me merece un enorme respeto por todo lo que, a todas luces, ha leído y estudiado, para llegar a conclusiones personales que son la verdadera realidad de la América del Sur de nuestros días.

No es, como en forma grosera -o tal vez guaranga- dijo cierto politólogo hace unos días, apropiada para la pasarela porque es bonita. Yo diría que es indicada para sobresalir en las más elevadas tribunas políticas, para que el mundo sepa que, a pesar del desarrollo que han tenido las doctrinas populistas, doctrinas sin ideología, que han sido violentamente antimarxistas e inclusive militaristas en la época de Getúlio Vargas en Brasil, o manifiestamente filonazis en la época de Perón en Argentina, o muy cercanas al fascismo (¡ojo! hablo del verdadero fascismo, el de Mussolini en la Italia del 30, y no lo que la izquierda suele apostrofar como “facho”, que simplemente es lo que no les gusta o les molesta; antes de hablar, es importante leer, estudiar y aprender) en la Venezuela chavista, siempre se alzarán mentes capaces de correr los velos con que se disfrazan, y serán mostradas tal cual son: autoritarias, demagógicas y corruptas.

Gloria Álvarez tampoco es neoliberal, como se indicó en algún medio de prensa. Es libertaria. Algo mucho más fino, puesto que se trata de pensamiento y espíritu, no de mercado y fuerza laboral. Luego de escuchar algunas de sus opiniones o pensamientos, nos damos cuenta que es una defensora de las libertades del hombre, entronizándolo en el justo lugar de dueño de sí mismo, de su cuerpo, de su voluntad y sus derechos, que quedarán limitados por el respeto responsable de los derechos de los demás.

Esto significa pensar. Pensar y actuar en concordancia. Todo aquello que hagamos de bueno, será en su conjunto bueno para todos, para embarcarnos en una nave que navegue hacia un futuro en donde no debamos vivir de la caridad impuesta por el Estado, que nos somete a la arbitraria voluntad del líder o del selecto grupo de líderes que se perpetúan en el poder.

Podrán robarnos o arrebatarnos nuestros bienes materiales, podrán incluso arrebatarnos nuestra salud o nuestra vida, pero jamás podrán quitarnos lo que sabemos, lo que llevamos dentro de nuestra cabeza. Este es el pensamiento final que nos deja esta mujer, y es el pensamiento que me acompaña desde siempre. Esta es la verdad que produce un intenso dolor en las filas de quienes nos están gobernando.

Compartir La libertad del hombre

Comentarios :