Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Los \”ñoquis\”

Peter F. Stross | Montevideo

@| \”El pasado miércoles el programa \’Santo y Seña\’ puso en pantalla un programa que muestra a psicólogos y psiquiatras que van a su lugar de trabajo como funcionarios, marcan la tarjeta y salen para cumplir con su trabajo como empleados de instituciones privadas, para luego por la tarde, cuando salen de sus trabajos privados, marcar la salida de su lugar de trabajo como funcionarios públicos. Esto también salió como nota en El Observador con grabaciones de audio y video. Todo esto ocurre en la Unidad de Diagnóstico Integral bajo la órbita del Codicen.

El Observador dio cuenta de que esto ya había sido denunciado e investigado, pero que los profesionales involucrados traían siempre comprobantes firmados por directores de los institutos inspeccionados.

Realmente, me asombra el tipo de investigación que ante semejantes denuncias realiza el Estado, cuando la investigación periodística hasta prueba vía telefónica, que a la hora de estar supuestamente desarrollando sus actividades en la UDI, están atendiendo pacientes en mutualistas privadas. Para el Estado sería muy fácil comprobar vía aportes al BPS y planillas de trabajo esta situación. Es más, de comprobarse esta situación, el hecho se ve agravado ahora, porque para salvarse se involucraron otros funcionarios (directores de institutos de enseñanza) que salieron a encubrirlos, o sea, mintieron para que \’sus compañeros\’ no perdieran su trabajo. Estamos hablando de una red de corrupción y de asociación para delinquir a nivel de funcionarios estatales que cobran sueldos pero no cumplen con sus obligaciones.

Seguramente algún abogado podría encuadrar estas actitudes en alguna causa penal. Y en este caso se dio en la órbita de la educación, pero esto ocurre en la mayoría de las oficinas del Estado, salvo supuestamente en la DGI, que en la época de Zaidensztat hizo firmar a los funcionarios un contrato en exclusividad con la DGI aumentándoles para ello el sueldo y evitó los problemas de conflictividad laboral. Creo que hasta eso hoy ya no existe.

La administración pública está viciada del cada vez más burocrático aparato estatal que en lugar de lograr agilizar trámites los enlentece y en vez de simplificar, complica. Y todo porque \’se pretende controlar\’, pero de tantos controles que se hacen se ven tapados en papeles y se crea el descontrol. Pero generalmente la izquierda que pretende ser transparente actúa de esa manera y lo transparente pasa a ser turbio\”.

Compartir Los \”ñoquis\”

Comentarios :