Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Malos ejemplos

Eduardo Milán | Montevideo

@|Si un padre otorga todo lo que su hijo le pide, lo habitúa a una práctica que el día que haya algo que le resulta imposible de otorgar, le generará severo rechazo por parte del vástago.

Algo así le ha pasado al gobierno. Empecemos por el primer gobierno del Dr. Vázquez, el cual, entre otras dádivas, le dio representación en organismos públicos a los sindicatos (ASSE, Enseñanza), sin que mediara condición alguna de idoneidad y responsabilidad para ejercer la tarea.

Luego, el gobierno de Mujica dio rienda suelta a todo lo que le fuera solicitado por los diferentes gremios y toleró, incluso casi hasta el absurdo, que se mantuviera en el cargo a Alfredo Silva hasta que la justicia actuó. A esto agreguemos la mano abierta para el despilfarro que primó en este período.

Los hijos se acostumbraron a obtener todo lo que pedían.

Hoy los ingresos del país no permiten seguir dando y dando sin pedir nada a cambio. Es entonces que se genera el rechazo hacia la negativa de seguir otorgando lo que se había transformado en costumbre.

Si bien hay responsabilidades en todos lados, hoy más que nunca es una verdad el dicho: “no tiene la culpa el chancho, sino quien le rasca el lomo”.

Mientras tanto, el país todo continúa sufriendo el empobrecimiento de la enseñanza, el acostumbramiento a vivir de lo que me da el Estado a través del Mides, el no asumir responsabilidades ni ante los hijos que traigo al mundo. Total, se crían en la calle y de la caridad, dejando de lado las responsabilidades de la patria potestad (que casi todos desconocen olímpicamente) pero que invocan para cobrar los subsidios.

Despertemos uruguayos. Si no cambiamos, del país que recibimos y que nuestros abuelos y padres ayudaron a formar no quedará nada.

Compartir Malos ejemplos

Comentarios :