Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Puerto de aguas profundas

Arturo C. Correa | Rocha

@| \”Desde el interior profundo, como se usa decir al territorio que se extiende más allá de los límites de la capital, en este caso desde Aguas Dulces, departamento de Rocha, varios lectores de El País hemos comentado el menosprecio que expresa el Dr. Juan Martín Posadas, en su editorial de fecha 8/8/10, bajo el título de `Fascinación`, en relación con el siempre latente tema de la construcción de un puerto de aguas profundas en la costa atlántica de Rocha.

Fascinación, quiere decir engaño o alucinación y encanto o atractivo.

También expresa: `En Rocha no hay nada que sacar, no hay población, no hay infraestructura, no hay producción en volúmenes interesantes; no hay nada.`

Gracias por la buena onda que nos tira, como dicen hoy nuestros muchachos.

Aquí, existe siempre latente esa expectativa, que nos han transmitido técnicos expertos en el tema portuario, gente que maneja la geopolítica, con especialidad y visión de futuro.

Existen más de una docena de iniciativas y proyectos, para construir ese puerto de aguas profundas, desde hace más de cien años. Nadie medianamente informado puede negarlo.

Somos unos de los tantos rochenses, que vinculados a ésta, como a varias iniciativas que transformarían al país, luchamos tratando de despertar a quienes tienen las responsabilidades de gobierno; en tal sentido, promovimos, la realización del `Primer Foro para el desarrollo de Rocha`, en el que participaron autoridades nacionales y departamentales, donde el Prof. Bernardo Quagliotti de Bellis, integrante de la Asociación Latinoamericana de Estudios Geopolíticos, disertó sobre el tema.

El tema de la necesidad de la construcción de un puerto en la costa atlántica, cobra actualidad cuando se toma conciencia de todas las dificultades que presenta el puerto de Montevideo, sometido a permanentes tareas de dragado, a costos millonarios, para lograr calados de diez metros de profundidad.

Con el optimismo en alto, sabiendo que no se trata de una obra sencilla, asumimos nuestro deber de seguir golpeando puertas, Rocha vislumbra en el horizonte, un resplandor, eco de aquellas ideas de visionarios, que nos han estado marcando el camino.

Como augurio de ese futuro, tan largamente esperado, ahí sobre nuestras sierras, lucen como fantasmas, los primeros molinos de viento, que se multiplicarán como aquellos panes…

Ahí están en pleno desarrollo, los primeros montes de olivos, ya prestos a ofrecernos su fruto, y con ellos llega el trabajo para nuestra gente. Tenemos gigantescos tambos en actividad, con técnicas de última generación. Y ni hablar de las inmensas extensiones de campos serranos, produciendo ya la madera que industrializarán, nuestras plantas de celulosa y plantas de otros lejanos puntos.

Y, entre tantas otras, no podemos dejar de lado la producción de arroz, que amplía su siembra en forma constante.

Y finalmente, dos empresas, desde hace ya algunos años, vienen estudiando prospecciones y factibilidad, para la explotación de importantes yacimientos de hierro (Aratirí), y arenas negras en nuestra zona.

La riqueza está en la naturaleza pródiga. Y no está por puro adorno. Usarla sin depredar.

He ahí el fruto de nuestro suelo que cargan los barcos hacia diversos lugares del mundo.

Valga una reflexión final, y hasta una sugerencia: Existiendo dos empresas interesadas, muy bueno sería que alguien, desde las altas esferas de gobierno, tomara la iniciativa de aunarlas, y llevar a cabo esa más que centenaria idea de un puerto de aguas profundas. O sea en La Coronilla (Punta Loberos), donde la naturaleza nos regaló, en pleno océano una escollera natural que penetra unos 5 km; tendríamos metros libres de arenas, o sea libre de los inmensos costos de dragado.

Un puerto para la región, dando salida a esos dos hermanos que están encerrados dentro del continente, y buscan afanosamente una salida al mar (Bolivia y Paraguay), y también la vecina de enfrente, que no lo tiene, y hasta Brasil que lucha contra viento y marea, para mejorar las difíciles condiciones de su puerto vecino de Río Grande. Vamos, que podemos\”.

Compartir Puerto de aguas profundas

Comentarios :