Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Ruidos que matan. Falta de controles

Eduardo Medina Ylla | Montevideo

@| \”En las noticias se incluyó el caso de un hombre de 80 años que, sin mediar palabra, mató de un balazo a su vecino e hirió a la mujer, por no aguantar más los permanentes ruidos de la construcción que estaban haciendo.

Aclaro que estoy contra la muerte de cualquier ser humano y contra de cualquier tipo de violencia, ya que la violencia solo lleva a más violencia. Pero también me pregunto: ese ideal de paz que uno tiene, ¿hasta dónde puede llegar, cuáles son los límites cuando alguien nos agrede a veces por eso mismo, porque sabe que al ser pacífico no le responderemos igual?

Nadie puede pensar seriamente que esta persona llegó a los 80 años matando o hiriendo gente, sino que hoy se equivocó feo atento a tres cosas: 1. La edad, que hace todos los trámites más arduos y solitarios y es menos fuerte para resistir los embates propios del mundo moderno: alarmas, insultos, golpes desde afuera a nuestra vivienda. 2. La acumulación o reiteración de situaciones sin encontrar solución alguna, o que todos toman en forma ligera lo que le pasa al otro, sin pensar que esa situación puede hasta fundirlo o matarlo. 3. Él tuvo que llegar en forma inconsciente a este extremo, para provocar lo que dice la gente de que `en este país, solo se hace algo cuando hay un préstamo o alguien muere`. Y si bien no lo comparto y me repudia, sin embargo debo confesar que lo comprendo. Y que me temo -con todo el respeto del mundo a las autoridades- que la culpa no es solo suya, sino compartida por la Policía e Intendencia de Montevideo, ineficaces en estos casos, a pesar de cobrar puntualmente no sé bien qué.

Yo lo pude constatar: desde hace 3 meses el bar de extranjeros que pusieron al lado de mi casa cerró para hacer reformas y pasan todos los días, incluyendo sábado, domingos y feriados, desde las siete de la mañana hasta las 10 de la noche y a veces también en la noche, martillando con maza y martillos neumáticos la lindera que parece que van a tirar todo abajo. No podemos trabajar, comer, dormir, hablar por teléfono, recibir gente, vivir como seres humanos, con el corazón y cabeza a mil, y una bronca que nos dan ganas de llorar o de salir y romperles todo.

Pero somos pacíficos o giles y a ellos no les importa nada de los demás, al contrario disfrutan este `fácil país` como repiten, poniendo las volquetas, sus vehículos y sus reuniones en nuestro frente como si todo lo nuestro fuera de ellos, no denunciamos y cuando intentamos hacerlo, el Estado nos muestra que aún pagando, con más papeles, nuevamente no hace nada.

Fuimos a la Policía para que al menos hablen con ellos ya que cada vez que nosotros lo intentamos se hacen los que no hablan el idioma y amenazan con matarnos, pero nos dicen que no pueden tomar la denuncia porque todo lo edilicio y `ruidos molestos` es de la Intendencia, por más que haya daños y haya pasado a ser delitos de agresión continuada y violencia privada.

Fuimos entonces a la Intendencia y nos dicen que el Digesto no tiene normas sobre linderas, pero pagando 1.200 pesos iría un arquitecto a ver qué están haciendo. Los pagamos y al mes y medio de ello fuimos a ver qué pasaba ya que seguía todo igual y nos dijeron que los arquitectos estaban de paro y que quedáramos tranquilos porque ellos les darían un plazo para que mostraran los planos o los hicieran y si no, los multarían.

Noches atrás, a las nueve de la noche, tras tres meses de tortura, seguía igual y los niños tenían que ir a dormir para levantarse para el colegio a las 6, por lo tanto llamé al 911, que no quería venir pero al final me dijeron que avisarían a la seccional para que vinieran. Los esperé una hora y me dí cuenta que me tomaron el pelo, no vino nadie, no pueden siquiera hablar con la gente y parar las agresiones, tienen temor…

Y bueno, señor, ante esto todos debemos preguntarnos: ¿este octogenario, hizo un `ajuste de cuentas`, actuó en `defensa propia` o será el único -quizás si no se toman medidas más bien el primero- que cargará sobre sus espaldas las omisiones, ganas de trabajar o falta de responsabilidad de las autoridades?\”.

Compartir Ruidos que matan. Falta de controles

Comentarios :