Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Se desmorona

Juan Ángel Miraglia | Maldonado

@| \”Sr. Presidente José Mujica; Sr. Vicepresidente Cr. Danilo Astori: el Uruguay se desmorona año tras año, mes a mes, día a día. Uno se pregunta, y como yo muchos: ¿Uds. no lo perciben, no se dan cuenta, nadie se los hace notar?

Los síntomas son muchos y variados. Pero hay temas que están hace largo rato en el tapete y son de honda preocupación de miles de ciudadanos a lo largo y ancho de la República. El más acuciante que nos golpea todos los días radica en la delincuencia, con rapiñas, robos, asaltos, secuestros, raptos, agresiones y asesinatos.

Consecuencias: gente herida física y psicológicamente, muertes incluyendo delincuentes, más procesados, más presos en condiciones inhumanas, cárceles sobresaturadas, prisiones ruinosas (Colonia, Rocha) y virtual incumplimiento de nuevas penitenciarías pese a tanto promedio.

Una temática muy cara al Presidente según lo expresó en tres palabras: ¡educación, educación, educación! Tema fundamental, básico de nuestro presente y más que nada de nuestro futuro. Pero, ¿qué y cuánto se ha hecho pese a la intención, las propuestas y tanto debatir? Lo más grave es que el gobierno reclamó y obtuvo el inicial apoyo y colaboración de la oposición. Sin embargo, el gobierno no cumplió lo acordado. Con toda razón la oposición se sintió totalmente defraudada. Consecuencia: la educación sigue a la deriva y en medio de tenebrosos augurios.

En medio de muchas otras cosas tenemos el permanente calendario de paros. Siempre, siempre hay un paro. Los sindicatos piensan, opinan, saben, dominan todas las materias desde lo constitucional al derecho, salud, la economía, lo financiero, lo relativo a la minoridad sobre plebiscito, sobre astronomía. Y a voz en cuello le plantean y exigen al gobierno -no importa el discurso del día del presidente Mujica- que se haga tal o cual cosa. Y si no, paro o huelga. Porque el presidente propone y propone muchas cosas -que luego su mayoría parlamentaria tampoco concreta- y se termina atendiendo la imperativa de los sabihondos sindicatos.

Consecuencia: Meteorología en conflicto, Correo uruguayo en conflicto, el gas sin desembarcar y sin distribución en la calle, paros de los recolectores de basura, largo fin de semana porque Ancap no cumple con su debida distribución de combustibles. Todo un repertorio de un caos interminable que tiene muchos otros ítems.

Volvamos a una reseña muy parcial. Casi la del estribo. Señores, la salud, con todas mayúsculas: la SALUD; la misma del famoso Fonasa. Esa de la reforma que inventó, planteó y ejecutó la izquierda renovada de Tabaré Vázquez, que en este gobierno blandió el desaliñado y enfático Olesker, al que no se pudo mantener tal vez por razones obvias, en Salud Pública. Y entonces llegó el Dr. Jorge Venegas, que se molestó recientemente mucho porque alguien de la oposición lo trató de soberbio.

En cuanto a Salud y Fonasa resta mucho por decir. El Dr. Venegas debió atender las renuncias de los anestesistas; de los cirujanos. Denuncias de que el Pasteur se cae a pedazos, cuyos quirófanos se llueven y se carece de insumos. La vacuna contra el HPV que minimizó al principio y que luego debió aceptar como válida para que llegue al pueblo. Y a propósito del paro de los cirujanos fue emotivo pero inaceptable que el Cr. Astori, al referirse a la esencialidad de servicios de ASSE dijo: `Está en juego la salud y con eso no se juega`. Y cuando no se distribuye combustible, ¿se puede jugar?. Y cuando se deja a la gente en medio de la lluvia, viento y frío sin locomoción, ¿se puede jugar?.

Restan otras materias, casos y asuntos para comentar y analizar respecto al pésimo panorama del momento actual de nuestro país. Pero quedémonos con la gran hecatombe de recientes semanas. El vergonzoso final de Pluna. Una gran estafa moral a la dignidad, a la administración de bienes del pueblo y un mínimo de contralor de quienes tienen en sus manos el poder de gobernar deberían haber cuidado para impedir que Pluna se constituyera en sinónimo de holocausto.

Señores del gobierno: el Uruguay se desmorona, no alcanza con vender carne, lácteos o cereales; se desmorona\”.

Compartir Se desmorona

Comentarios :