Contacto via Email [email protected]
Contacto Telefonico 2908 0911
Contacto via correo Plaza de Cagancha 1162

Sendic y el robo de cuatro manzanas

Saúl Descoins | Montevideo

@|El día 28/08/2017, escuché en el programa: “En Perspectiva” una entrevista a la senadora Constanza Moreira, en la que trataron el tema Sendic y la tarjeta corporativa de Ancap. Un oyente envió un mensaje que decía: “Robar $ 400 o robar un millón de dólares es lo mismo, eres un ladrón”. Constanza contestó que no era lo mismo, porque existía el criterio de la proporcionalidad y dijo textual: “Robar cuatro manzanas no es lo mismo que robar un millón de dólares” y eso los jueces lo tienen muy claro.

He quedado estupefacto con esta respuesta que demuestra el desconcierto ético total que existe en todo el FA. Sí existe el criterio de proporcionalidad en el caso de un hombre pobre que roba cuatro manzanas para darle de comer a un hijo hambriento. En este caso podemos olvidar un juzgamiento ético estricto. No existe en absoluto proporcionalidad para alguien, Vicepresidente de la República, que gana una suma estrafalaria comparada con los sueldos que cobran la mayoría de los trabajadores de este país. Si roba cuatro manzanas es un ladrón.

¿El Sr. Sendic ¿no tiene una tarjeta de crédito personal? ¿No sabía que la tarjeta corporativa de Ancap la paga una empresa propiedad del pueblo uruguayo? Está, al menos para mí, totalmente claro que hizo un uso espurio de la tarjeta, con total consciencia. Dicen que compró -y nadie lo desmintió- US$ 38.325 y $ 538.973, no es una suma equivalente al precio de cuatro manzanas. ¿De qué proporcionalidad hablan? ¿Al Sr. Sendic no le alcanza para sus gastos personales con lo que cobra en el Parlamento? Da toda la impresión de que gastó con la tarjeta de Ancap con la seguridad de que jamás se destaparía este asunto y que los “nabos de siempre”, o sea nosotros, pagaríamos la cuenta sin enterarnos.

Después del día del comité de base, Sendic apareció en TV y entre muchas barbaridades dijo que él se había equivocado “pero nunca metido la mano en la lata”. Pregunta al Sr. Sendic: ¿comprar efectos personales con la tarjeta corporativa de Ancap, no es meter la mano en la lata? ¿Qué hay del colchón comprado y que yo pagué mi cuota parte?

Se han mezclado las compras con la tarjeta con el asunto Ancap y son dos cosas totalmente diferentes. En Ancap aunque casi todo huele a podrido, quizás solo fueron burros gestionando el ente, pero no se llevaron dinero al bolsillo. La Justicia lo decidirá. Pero lo de la tarjeta es algo probado, no es opinable, es robo, se lo mire por donde se lo mire. Pobre FA, en lo que se ha transformado. Yo soy de la época de Seregni, de Guillermo Chifflet, hombres que exhibían el Honor como algo natural, ahora es un concepto desconocido dentro del FA. No se puede ni siquiera plantear ninguna investigación sobre las 134 tarjetas corporativas que tiene hoy el gobierno del FA. Tú que lees este escrito, ¿por qué crees que solo se habla de la tarjeta de Sendic? ¿Qué crees tú que encontraríamos si averiguamos los gastos de las otras 133? ¿Por qué el FA no hace una investigación completa y aclara este asunto? Si nunca metieron la mano en la lata, ¿cuál es el problema?.

Compartir Sendic y el robo de cuatro manzanas

Comentarios :